“La ola detenida” de Juan Carlos Méndez Guédez en México

“Una amiga de la infancia me da esta inmensa alegría. Caminando por México, tropieza con La ola detenida…sonriendo desde la tienda de un hotel.
Ah mundo. Cuando era niño y miraba las películas de Pedro Infante en Barquisimeto o en Los Jardines del Valle, y me imaginaba en mi caballo vestido de mariachi, me habría gustado soñar mis libros por esas tierras.
Contento sí.
Pueblo mexicano, que no quede ni uno…”

62169713_10219077513628185_15657333342339072_n

 

Fragmento de un texto que será publicado en Colombia como parte de “Bogotá contada”

Este es el inicio de la nueva narración de Juan Carlos Méndez Guédez que pronto aparecerá publicada en Colombia como parte del proyecto: Bogotá contada. “Una reaparición de Magdalena Yaracuy pero ahora en la querida capital colombiana”, comentó el autor.

Ola-detenida

UNA CANCIÓN DE CARLOS VIVES Y LOS CONTRABANDISTAS DE ESMERALDAS

“Quise responder con una palabra que fuese todas las palabras.

La miré unos segundos. Esos ojos amarillos, esa boca gruesa, esa melena afro que llevaba apretada con una goma azul.

No sé a ustedes, pero a mí la belleza me intimida, me quiebra, me arruga, y en ese instante Magdalena tenía su rostro junto al mío esperando una respuesta.

– Estoy en Bogotá para convencer a Carlos Vives de que utilice mi letra en una de sus canciones.

Fue la mejor explicación que conseguí a mano. En alguna medida era cierta. En su fondo más remoto condensaba las otras respuestas que yo podía ofrecer: el ángel de Mutis, el estadio de El Campín, las noticias que llevaba aguardando desde días atrás, el sonido de oro leído en una novela, la foto en Miami.

Magdalena Yaracuy me contempló con una mezcla de perplejidad y burla. Su mirada resultó dolorosa; quedé arrojado dentro de un lugar oscuro: un lugar situado entre la humillación y el hastío; y eso que yo me había resignado a que mi antigua compañera de estudios me tuviese en ese momento tirado en el suelo con los brazos inmovilizados por una efectiva llave de lucha libre.”