#5preguntasyunfinal para Juan Carlos Méndez Guédez, por La Vaca Mariposa Libros

17362762_1869452390007131_4061178415381499610_n

Publicado originalmente en el Facebook de la librería La Vaca Mariposa Libros. Marzo, 2017.

1-¿Cuál es la mejor rutina para escribir?

– Un ordenador, horas sin interrupciones, y según la época o según lo que escribo, algo de Bach, Telemann, Mozart, Brahms o Paganini.

Una vez concluida la escritura: Binomio de oro, Javier Solís, Chino y Nacho, golpes tocuyanos y Felipe Pirela; luego una bandeja paisa, y una hamaca en la que uno pueda mecerse, corregir páginas y escuchar el mar.

2- ¿Qué otro oficio te hubiese gustado hacer?

– Cantante de merengue de los años ochenta; segunda base del Cardenales de Lara; espía de las novelas de Graham Greene; y “materia” de la religión marialioncera; es decir, la persona que recibe los espíritus y presta su voz para que den sus mensajes. Todo a la vez.

3- ¿En qué ocasiones recurres a la mentira? 

– Una vez a los tres años dije una mentira pero ya la olvidé.

Ahora puedo hacerlo cuando alguien me pide que le dé mi opinión sobre una novela de novecientas veinte páginas en las que se detallan con precisión los objetos de un reloj de cuerda del siglo XIX. Suelo decir en esos casos: “Estoy leyendo con calma, no me presiones; pero las primeras trescientas once páginas son muy interesantes”.

4- Recordando tu novela Arena negra, ¿Cuál obra literaria universal convertirías en un relato alfabético?

– Ahora mismo intento hacer un ensayo alfabético sobre la narrativa de José Balza.

En cuanto a tu pregunta, pues lo haría con El Maestro y Margarita de Mijail Bulgákov, y lo haría porque edificar esa construcción alfabética implicaría leer, releer, vivir leyendo esa novela deliciosa e inabarcable.

5- ¿Cómo se escribe sobre un país en el que ya no vives?

– Viajo con frecuencia a ese país, y allí se vive con intensidad cada segundo. Por otra parte, de ese lugar tengo una memoria viva de 28 años que siempre pugna por salir y hacerse narración.

… y un final

– Son tantos lo finales que me gustaría incluir, pero optemos hoy por este cuento de Rubem Fonseca, “Feliz año nuevo”; uno de esos finales planos, casi tersos, que hacen un contraste terrible con la historia monstruosa y sangrienta que acaba de suceder:

“Doña Candinha, dije, mostrando la bolsa, esto quema.

Pueden dejarlo, hijos míos. Los del orden no vienen aquí.

Subimos. Coloqué las botellas y la comida sobre una toalla en el suelo. Zequinha quiso beber y no lo dejé. Vamos a esperar a Pereba.

Cuando el Pereba llegó, llené los vasos y dije, que el próximo año sea mejor. Feliz año nuevo”.

Cuento: La ciudad de arena

El hombre se asoma al balcón. Observa el resplandor de la piscina y los
cuerpos brillantes de las personas que dormitan alrededor del jardín. Un
olor espeso arde en el aire. Invisible, el mar avanza entre las palmeras
como una sospecha de yodo y sal. Y el hombre soy yo, Andrea, el hombre
que cruza los dedos y cierra los ojos.

Bajo sus párpados palpita el color de oro viejo, la tonalidad llena de óxidos
que cubría la ciudad abandonada ayer. Abandonada por él y por la mujer
que dormita a su espalda.

Desde esta mañana el hombre comenzó a pintar un cuadro: fondos color
sepia, hojas de otoño, piedras, texturas de cal, espumas. Pero sabe que esa
rugosidad de pared antigua que ha brotado desde el lienzo pide la
rotundidad de una figura, una señal, un trazo que transforme ese fondo en
un espacio rugiente. Continue reading “Cuento: La ciudad de arena”

Fragmento de Una tarde con campanas traducido al inglés por Guillermo Parra / Venepoetics

9788420645551

Traducción realizada por Guillermo Parra para Venepoetics, febrero 2007.

An Afternoon with Bells (excerpt)

There we were, all three of us: Augusto, Pilar and me.

We sat on the stairs and I knew that at any moment they’d go rest and I would have to guard the hallway entrance. But Pilar asked my brother why we’d left our country. Augusto let out a very big sigh. I held in my laugh. He thinks he looks like an adult when he sighs.

“Because of a Thursday,” my brother said. “Because I woke up one Thursday,” Augusto said, “I woke up to go pee and there was a soldier in the toilet; I went to the kitchen and there was a soldier in the oven; I got into the elevator and I found a soldier; I went out into the street and there was a soldier at every bus stop; I got on a bus and there was a soldier among the seats; and I walked all day and since I couldn’t find a job I went to the movies later and a soldier appeared on the screen and on the seats and selling popcorn and ushering people inside; and when I got home tired that night a soldier was talking on the television; and when I lay down, a soldier had hidden among the blankets.”

My brother said all this. Because he always tells lies. Continue reading “Fragmento de Una tarde con campanas traducido al inglés por Guillermo Parra / Venepoetics”

Juan Carlos Méndez Guédez explica detalles de su novela Una tarde con campanas

“Quise escribir la historia de un niño que llega en aquellos años 2000 a una ciudad desconocida, una ciudad cuyos códigos no controla y me puse manos a la obra a escribir Una tarde con campanas desde la voz de ese chiquillo que llega en pleno otoño y cuando ve los árboles desnudos se asusta muchísimo porque le dicen ‘no te preocupes, es el otoño’ y él piensa que es una enfermedad”, explica Juan Carlos Méndez Guédez sobre su novela Una tarde con campanas (2004).

Video: Conocer al autor

Libro: Una tarde con campanas, de Juan Carlos Méndez Guédez from Conocer al Autor on Vimeo.

“República picaresca”: Miguel Gomes sobre Los Maletines de Juan Carlos Méndez Guédez

Texto escrito por Miguel Gomes y publicado originalmente en Letras Libres.

Corrupción y narrativa son socios antiguos en la imaginación occidental. A ellos debemos algunas de las obras más memorables de la prosa y el verso latinos, toda la picaresca española y varios relatos naturalistas, por no mencionar tanto los formulismos como los aciertos de la literatura noir y su amplia parentela. Cuando los temas son americanos el par cuenta igualmente con una larga trayectoria si se tiene en cuenta el viaje final de don Pablos o la consolidación definitiva de la novela hispanoamericana –gracias a Fernández de Lizardi– bajo el signo de lo picaresco en sucesivos pactos con el costumbrismo. No creo que Juan Carlos Méndez Guédez desconozca esos antecedentes; en su caso, sin embargo, dichas remisiones distan de ser acomodaticias y Los maletines, su novela más reciente, opera en el terreno de la subversión de otras tradiciones significativas, entre ellas, la alegoría nacional iberoamericana: aquello que Doris Sommer, en un estudio muy influyente, denominó foundational fictions. Continue reading ““República picaresca”: Miguel Gomes sobre Los Maletines de Juan Carlos Méndez Guédez”

Las noches de Juan Carlos Méndez Guédez: Reseña de La noche y yo en el diario La República de Perú

Texto publicado en febrero en el diario peruano La República.

Escritor de una trayectoria cuentística, Juan Carlos Mendéz Guédez (Barquisimeto, Venezuela, 1967) es considerado uno de los más valiosos escritores hispanoamericanos de la actualidad. Por lo que no nos sorprende encontrar en su más reciente publicación La noche y yo, la presencia de una obra de gran madurez que se arriesga por los relatos de largo aliento. Continue reading “Las noches de Juan Carlos Méndez Guédez: Reseña de La noche y yo en el diario La República de Perú”

“Venezuela irritante”: Crítica de Los Maletines publicada en Babelia

Texto escrito por J. Ernesto Ayala-Dip y publicado originalmente el 25 de julio de 2014 en el suplemento cultural Babelia de El País. Foto: Carlos García Rawlins (REUTERS)

Donizetti es el nombre de un músico italiano, pero también el del protagonista de la nueva novela del escritor venezolano Juan Carlos Méndez Guédez. A este personaje novelesco se le bautizó con ese egregio nombre por equivocación. Su padre, amante fervoroso de un aria de Puccini, creyó, al nacer su hijo, que dicha pieza pertenecía a Donizetti y no al autor de la célebre La bohème. Que uno porte para toda su vida un nombre equivocado no deja de tener su carga ambigua, a lo mejor una existencia confusa, entre la realidad, lo imaginario, lo posible y lo inverosímil. Méndez Guédez vuelve a la novela urdiendo una historia personal, incluso íntima, y a la vez dibujando una metáfora de un país concreto, real, temible y, sobre todo, novelesco. Los maletines es una novela real que nos invita a recorrer un país con sus gentes y sus paisajes urbanos muchas veces irreales. Continue reading ““Venezuela irritante”: Crítica de Los Maletines publicada en Babelia”

Juan Carlos Méndez Guédez con Javier Cercas en “Escritores bajo el volcán”

Los escritores Juan Carlos Méndez Guédez y Javier Cercas clausuraron el 30 de junio de 2016 el ciclo de charlas “Escritores bajo el volcán” organizada por la Fundación CajaCanarias.

La presencia de ambos autores en los Espacios Culturales CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife y La Palma pretendía “acercar al público a dos narrativas que parten de un pasado con frecuencia enmascarado, desde donde tratan de rescatar la verdad de lo vivido. De este modo, el formato de esta propuesta de divulgación cultural persigue el encuentro de pulsos narrativos con identidad propia, a la busca y captura de las alianzas que se establecen desde la realidad hasta la palabra, sin importar el estilo o las variantes creativas y de método”.

 

Juan Carlos Méndez Guédez en mesa redonda en homenaje a Julio Cortázar

Juan Carlos Méndez Guédez participó en la clausura del “Año Rayuela” el 18 de diciembre de 2013. En la mesa redonda, realizada en el Centro de Arte Moderno, en Madrid, estuvo también Julio Ortega (Perú), profesor de Brown University, EEUU; Ronaldo Menéndez (Cuba), escritor. La presentación estuvo a cargo de Mariángeles Fernández (España) especialista en la obra de Julio Cortázar.

¿Cómo fue escrita El baile de Madame Kalalú? Por Juan Carlos Méndez Guédez en Specimensmag

Publicado originalmente en Specimensmag el 13 de marzo de 2016. 

Después de mi novela Los Maletines, estaba enfrascado en una larga historia que transcurría en ambientes feroces, inhumanos, terribles. Eran ambientes adecuados para los personajes y para la anécdota que deseaba contar, pero lo cierto es que yo necesitaba otros aires. Seguí mi instinto. Seguí la voz de una mujer imaginaria que de tanto en tanto me susurraba frases y me pedía contar su historia de robos a lo largo y ancho del mundo.

Una mañana decidí escucharla y darle palabras, pero le advertí que lo mejor para ella era que esa inmensa confesión la realizase a una interlocutora algo especial: una monja que había intentado incendiar un convento del siglo XVIII y que permanecía en coma.

Así empezó todo. Continue reading “¿Cómo fue escrita El baile de Madame Kalalú? Por Juan Carlos Méndez Guédez en Specimensmag”